La Cala Ratjada es un sitio que lo tiene todo. Desde historia hasta alta gastronomía. Desde paseos culturales hasta las mejores olas para hacer surf de Mallorca. Desde una impecable hotelería hasta un divertido mercado donde dar rienda suelta a los sabores, colores y aromas. Un gran lugar donde pasar los próximos feriados y, también, las próximas vacaciones.

El espíritu sibarita que alberga en cada uno tiene, en los feriados de Semana Santa, una gran oportunidad para dar rienda suelta a sus caprichos. Y qué mejor que visitar uno de los lugares en la isla donde el buen vivir es una regla de oro.

WhatsApp-Image-2019-04-16-at-20.13

Ubicada en el noreste, en el Municipio de Capdepera, la Cala Ratjada es el segundo puerto pesquero más importante de Mallorca. El puerto viejo todavía mantiene su carácter tradicional, con numerosos barcos de pesca, incluyendo el llaüt tradicional mallorquín. Hay muchas playas que merecen ser exploradas, desde la pequeña Cala Gat hasta la cala de piedra SA Pedruscada, pasando por Cala Son Moll y Cala Agulla. Además, Ratjala es el punto de Mallorca más cercano a Menorca y cuenta con un servicio de transbordador que comunica ambas islas. Incluso, en los días despejados, puede observarse desde la costa la silueta de Menorca y Ciutadella.

La ciudad ofrece todo tipo de servicios para turistas y ha conservado gran parte de su historia, encanto y carácter. Por eso, es la antítesis de los grandes complejos turísticos que contienen otras zonas de la isla. Se trata de un sitio donde se puede palpar la identidad de Ratjada al mismo tiempo que se disfruta de los mejores servicios para el visitante. Incluso, para aquellos que quieren hacer compras: para ellos, ahí están las tiendas de la Calle LÁgulla Elinor Servera. Y, cada sábado por la mañana, en la Plaza del Pins, se celebra un mercado donde los colores, los sabores y los aromas impregnan el ambiente hasta bien entrada la tarde.

Para quienes no pueden dejar de lado los sitios históricos, Ratjada tiene también varios lugares imperdibles: el faro de Punta de Capdepera -construido en el siglo XIX- y el palacio de la familia March, donde la Fundación March ha dispuesto un “Jardín de las esculturas” con muestras permanentes de obras de de Chillida, Rodin y Henry Moore.

NTN_1733

Ratjada también es ideal para los amantes de la naturaleza. Está considerado uno de los mejores sitios para quienes practican birdwachting ya que las zonas costeras cercanas a Cala Mesquida y Cala Agulla fueron designadas por el gobierno Balear como áreas protegidas debido a la gran cantidad de tipos de aves que se encuentran aquí. Y en plan deportes de agua, Ratjada es uno de los mejores lugares donde hacer surf de toda Mallorca.
Pero la “Bahía de los Rayos” también tiene otra cara: su sofisticado y atractivo ambiente nocturno, con un amplio abanico de posibilidades para divertirse.

En las noches de verano la fachada marítima se llena de gente, atraída por la brisa marina, las refrescantes terrazas y el pequeño mercadillo nocturno semanal. El estupendo ambiente anima a permanecer en las terrazas y bares hasta altas horas de la noche.

La zona de marcha se distribuye principalmente a lo largo del Paseo Marítimo, donde destaca su amplia oferta de pubs, bares y restaurantes, la mayoría de ellos son antiguas casas de pescadores que fueron reacondicionadas como locales, decorados con diferentes estilos y con ambientes para todos los gustos y edades. En muchos de estos locales hay música en vivo que va desde el chill out hasta el jazz, pasando por el blues y el rock.

NTN_6997

Pero si lo que se busca es una buena charla, nada mejor que la calle Leonor Servera o la avenida Cala Agulla. Ahí se ubican numerosos locales con buenas terrazas. Hay tanto restaurantes como bares de copas. Por último, para quienes quieren algo más alocado, a escasos metros del Paseo Marítimo se encuentran las discotecas y sus bares colindantes, siempre en la vanguardia musical.

Por variedad de actividades, múltiples planes, diversión, confort y alta hotelería y gastronomía, bien vale Cala Ratjada como sitio a visitar durante Semana Santa. Incluso, vale la pena probar Ratjada en este fin de semana de feriados para luego elegirlo como sitio donde pasar las próximas vacaciones.