Cala Olla.

En un rincón oculto de Cala Ratjada, se encuentra una pequeña cala de rocas redondeadas con una estrecha apertura al mar.
Su acceso es tan limitado que solo puede llegarse por mar o a través de un sendero dificultoso que no es recomendable para aquellos que le temen a las alturas. Luego de atravesar pasajes aéreos y acantilados, aguardan piscinas naturales de particular belleza rodeadas de eternos muros rocosos.

    Envía una Consulta directa: