El árbol siempre estuvo presente en el paisaje mallorquín. Ahora su consumo se ha vuelto indispensable en la alta gastronomía.

El algarrobo es una de las especies frutales de secano más típicas del litoral mediterráneo. 14.000 hectareas de cultivo se localizan en las Islas Baleares, principalmente en Mallorca e Ibiza. En los últimos años, su harina se ha vuelto una estrella en el cielo gourmet.

Con ella se pueden hacer sabrosos panes, pizzas o tortas. Además de otros productos derivados del algarrobo. Árbol robusto, noble y agradecido. Permanece verde todo el año y forma parte del paisaje de Mallorca desde siempre. Y cada día más, de su cocina.

Envía una Consulta directa: