Para huir del ritmo de las playas más turísticas de la isla recomendamos cuatro calas ocultas de gran belleza natural, que se convierten en ese rincón especial para disfrutar un entorno desértico con la única compañía del mar de fondo.
Salimos a la búsqueda de un lugar desconocido y nos encontramos con tres calas hermanas muy distintas entre sí y a pocos kilómetros de Capdepera, con acceso a través de un camino de tierra que no está en muy buenas condiciones por lo que se recomienda dejar el coche en el parking de la cima y descender caminando por unos veinte minutos.

Cala Torta
Es la más concurrida de todas y cuenta con un chiringuito al pie del mar donde probar unas mariscadas riquísimas. Es una cala de arenas muy blancas y finas con mayor movimiento durante sábados y domingos, y un poco de calma entre semana.

Cala Mitjana
La pequeña bahía natural de Cala Mitjana se encuentra a solo cien metros de Cala Torta y se puede llegar prefectamente a pie. Está rodeada de rocas y su mar calmo es la compañía ideal para escapar de la ciudad al menos por un rato.

Cala Estreta
Es la más pequeña de todas aunque sus playas agrestes de aguas cristalinas son un espectáculo natural. El snorkeling es una de sus prácticas más recurrentes ya que es una cala con gran variedad de fauna marina y arenas muy blancas en el fondo del mar. Se puede dejar el auto en el parking y recorrer un camino de veinte minutos, que por cierto es muy pintoresco.

Cala molto
Sus aguas siempre transparentes parecen una piscina natural con fondos de arena blanca, ubicada a pocos metros de Cala Agulla por un sendero que pasa justo por el medio de una arbolada de pinos. Es una cala virgen con zonas rocosas donde se suele practicar nudismo, a la cual se accede por caminos de tierra y mar. Se pueden ver embarcaciones fondeadas durante el día.

    Envía una Consulta directa: